usuario:
contraseña:
Slide 1 Slide 2 Slide 3 Slide 4 Slide 5
Compartir Compartir
Las propuestas sobre el empleo de los candidatos presidenciales


Las promesas del oficialismo y la oposición para bajar la desocupación y el trabajo en negro.

 

odos tienen recetas para ofrecer más y mejor trabajo. Mientras algunos prometen "profundizar el modelo", otros ponen el foco en atraer más inversión privada. Aquellos más puntillosos proponen políticas públicas concretas y hasta un gran cambio en el paradigma sindical.

El Gobierno capitaliza el pasado. En su propuesta recuerda varias veces que, según datos oficiales, logró la "generación de más de 5 millones de puestos de trabajo". Mirando a futuro apuesta a "reinstaurar una sociedad de pleno empleo". Sus técnicos proponen profundizar la diversificación de la estructura productiva, incorporando mayor valor agregado, "duplicar el PBI industrial en 2020" e incrementar la capacidad exportadora con un continuo apoyo a la agroindustria a través de "un fuerte estímulo a la genética, la biotecnología y la informática en la producción".

La fórmula Cristina Kirchner-Amado Boudou propone crear mejores condiciones de trabajo y puestos más calificados. El Gobierno advierte que, en caso de ganar, continuará dando batalla al trabajo en negro, a través de la fiscalización y el castigo, con el objetivo de crear un cambio cultural.

Desde la Unión para el Desarrollo Social (Udeso), de Ricardo Alfonsín, ponen el foco en la necesidad de crear buenas condiciones para la inversión privada y producir "trabajo genuino". Se apuesta a que la generación de riqueza en el agro empuje una actividad manufacturera competitiva apta para aportar, junto con los servicios, a la creación de empleo urbano.

"¿Cómo generamos empleo?", se preguntan en la Udeso. Según ellos, el Gobierno no se cuestiona estos temas. "Se cree que la economía es un juego de suma cero: si alguien gana, otro pierde, es la pura puja distributiva. El desarrollo es un juego en donde todos pueden ganar", se contestan.

Udeso propone un plan para subsidiar el costo laboral del primer empleo (rebaja de impuestos laborales) y promover el trabajo joven, de aquellos menores a 25 años.

También el ex presidente Eduardo Duhalde promete "fuertes incentivos" para el acceso a un primer empleo. Su plan prevé que el empleador que tome un joven de entre 18 y 25 años pague, durante los primeros dos años de contrato, a cuenta del impuesto a las ganancias o el IVA el salario mínimo de $ 1840 mensuales asignados a cada trabajador.

Como sus colegas radicales, Duhalde cree que reducir el desempleo, el trabajo en negro, el infantil y el esclavo es difícil por la falta de inversión privada. Insta a una contención de la apreciación excesiva del tipo de cambio, que, según entiende, frena la creación de empleo "al ritmo necesario" y "desprotege a la industria". El duhaldismo piensa crear un Ministerio de la Juventud para posibilitar el diálogo, análisis y consenso con el presidente de la Nación de políticas para el empleo, entre otros temas.

El socialista Hermes Binner promueve fortalecer la inspección del trabajo y la creación del instituto para el mejoramiento de las condiciones para la seguridad y el medio ambiente en el trabajo. Binner promete dar personería gremial a la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) "en pos de lograr una mayor democracia sindical". También apuesta a articular y consensuar las políticas de empleo en todos los niveles dentro de un consejo federal del trabajo.

Promete políticas para jóvenes, "con especial énfasis en el grupo de jóvenes que no estudian ni trabajan", trabajadores desocupados de larga data, mujeres jefas de hogar, adultos mayores y miembros de grupos vulnerables. Se expandirán las oficinas de empleo.

En la Coalición Cívica (CC) propone crear un plan contra la desocupación y otro contra el trabajo precario. Además buscaría la "reversión y erradicación" del proceso de tercerización, la jerarquización del Ministerio de Trabajo y programas para grupos vulnerables.

Elisa Carrió promete un sistema de mérito para el empleo público y la promoción de "una política de distribución de ingresos, que instrumente un salario mínimo, vital y móvil adecuado a la realidad". Además piensa regular la protección de los trabajadores en sus riesgos laborales. También en programas de capacitación para trabajadores ocupados y desocupados. Por último, impulsa las leyes de trabajadores de casas particulares, de trabajo a domicilio, de teletrabajo, de trabajadores rurales y una modificación de la de pasantías. La CC buscará promover una política de democracia sindical.

"Hacen falta salarios fuertes, que se logran con pleno empleo", afirmó Alberto Rodríguez Saá en su campaña. En su propuesta define a los "excluidos" como aquellos que "tienen capacidades diferentes, las madres solteras, las personas con adicciones, los que han cumplido una condena y quieren reinsertarse en la sociedad, y las mujeres de más de 60 años que nunca ingresaron al mercado de trabajo". Según el gobernador de San Luis, en esa provincia "trabajan en la administración pública, en distintas tareas, seis horas por día; se les paga un salario por encima del nivel de indigencia, tienen el derecho y el deber de capacitarse, obra social y aseguradora de riesgo de trabajo".

Seis opciones

Cristina Kirchner

El Gobierno promete "una sociedad de pleno empleo" con una apuesta a la industria.

Ricardo Alfonsin

Ofrece "recrear buenas condiciones de inversión" para crear "trabajo genuino".

Eduardo Duhalde

Quiere proteger la industria con el tipo de cambio y crear un Ministerio de la Juventud.

Hermes Binner

Promueve la lucha contra el trabajo en negro y prometió la personería gremial a la CTA.

Elisa Carrio

Impulsa un sistema de mérito para el empleo público y una ley para la democracia sindical.

Alberto R. Saa

Propone dar empleo público a discapacitados, madres solteras, drogadictos y ex presos..

 

Fuente: iprofesional.com